Receta detallada en la web

Si lo piensas por un momento, ¿cuántos alimentos procesados consumes a la semana? Aquí entrarían también las bebidas gaseosas, e incluso esos jugos que aveces compramos y que tan poco saludables resultan, principalmente por su contenido de azúcar.

Sé más selectivo con lo que comes, tómate un poco de tiempo para hacer la compra y para elegir aquello que vas a poner en tus platos.

Es recomendable reducir el consumo de harinas refinadas, azúcares, sal y componentes similares que nuestros órganos no digieren bien y que resultan nocivos, causando sobrepeso y dañando aún más nuestras articulaciones.

La proteína animal eleva el nivel de ácido en nuestro cuerpo, al igual que la leche. Sabemos que las proteínas son necesarias para el ser humano, pero, las verduras y sus proteínas vegetales como las legumbres o los frutos secos pueden aportarnos también un equilibrio adecuado. Según estudios, estas tienen solo algunos aminoácidos esenciales menos que las proteínas animales.

Si consumes proteína animal, evita la carne roja, o al menos reduce su consumo, tal y como indican fuentes especializadas en medicina. Quédate con la pechuga de pollo o de pavo, por ejemplo, que son más saludables.