Receta en nuestra web

Ante todo debemos elegir los alimentos más naturales posible, dejando de lado los refinados y tratados químicamente. Evitar el exceso de azúcares, proteínas animales, el alcohol, el café, los alimentos refinados como las harinas… Es aconsejable que siempre echemos mano de alimentos naturales e integrales que nos ayudarán a eliminar residuos del organismo como los metales pesados que hacen que las articulaciones se puedan ver resentidas con el paso de los años.

Todos estos alimentos generan en nosotros una acidez elevada, que es una de las causantes de problemas articulares. Sobre todo la leche de origen animal es un alimento con alta capacidad acidulante, es decir, altera nuestro ph pudiendo afectar a las articulaciones. Por el contrario, la ingesta de verduras y frutas nos proporciona las sales minerales necesarias para que las articulaciones se mantengan en perfectas condiciones y no se estropeen.